martes, 26 de enero de 2016

UN GRUPO DE ALUMNOS DEL IES SIERRA MÁGINA CONSTRUYE UNA MAQUETA DEL PUENTE DEL HACHO


La maqueta elaborada por los estudiantes de tecnología de 2º de la ESO del profesor Emilio Guzmán tiene una longitud de 624 centímetros y una altura de 49 centímetros

Los alumnos y alumnas de 2º de la ESO del IES Sierra Mágina han elaborado dentro de la asignatura de tecnología del profesor Emilio Guzmán una maqueta del conocido “Puente del Hacho”. El proyecto se ha elaborado con aproximadamente 2.500 palillos. La técnica que han utilizado para su construcción ha sido la estructura triangular. La maqueta tiene una escala E=1:150 siendo la longitud real de 624 centímetros y una altura de 49 centímetros.
Esta infraestructura, ubicada entre las localidades granadinas de Guadahortuna y La Alamedilla, la diseñó Gustave Eiffel.

lunes, 21 de julio de 2014

Guadahortuna y el Puente del Hacho

Guadahortuna y el Puente del Hacho El vil apuñalamiento de la joven Remedios, oculta por su asesino, el despechado Jaime, entre el hormigón de una de las pilastras del puente.
http://www.ideal.es/granada/planes/201407/20/guadahortuna-puente-hacho-20140718162959.html




Frecuentemente el origen de los pueblos se pierde en la noche oscura de los tiempos. Es el caso de Guadahortuna, del que existe una carta de Isabel la Católica a Alonso Enríquez, corregidor de la ciudad de Granada, fechada el 10 de marzo, en la que se dice que «atendiendo su petición para poblar Guadahortuna al ser este paso muy yermo y peligroso para los caminantes, por estar ésta en gran traviesa de caminos que van de toda Castilla para el Reino de Granada, hay mucha necesidad de poblar para que esta tierra esté segura… así veáis el sitio y el lugar mas conveniente...»
La fundación tuvo lugar, por tanto, entre 1503 y 1505, siendo el momento cumbre el 9 de marzo de 1504, fecha en la que Alonso Enríquez en persona nombra a los miembros del primer Concejo de la Villa, con Juan Serrano como alcalde Mayor. Y para que el poblamiento nuevo tuviese éxito, se tomaron medidas como la exención de alcábalas durante diez años, “dando a las personas que vinieren a vivir solares para hacer casas y tierras para poner viñas, huertas y dehesas», según otro escrito de la reina.
En compañía de la alcaldesa, Josefa Caballero, pude admirar algunos de lo monumentos que posee esta noble villa, entre ellos la iglesia parroquial de Santa María la Mayor del siglo XVI de estilo renacentista, cuya impresionante fachada sigue el modelo expuesto magistralmente en la Puerta del Perdón de la Catedral de Granada. Tiene también un imponente artesonado mudéjar en su interior que no pude ver pese a la insistencia de la alcaldesa a los clérigos para que nos permitieran la visita. Nunca terminará de sorprenderme cualquier actitud encaminada a esconder al visitante joyas arquitectónicas que han impregnado la historia de los pueblos. Alguien debería acabar con este despropósito.
Pero vayamos con la leyenda. Dicen que los grandes amores del puente ferroviario más bello de España son Alamedilla y Guadahortuna; Alamedilla porque siempre ha estado atenta a su futuro incierto y Guadahortuna porque está en su territorio administrativo y ha llevado muchos carros de remolacha a la estación inmediata. Todo el mundo sabe la historia del Puente del Hacho, icono de la modernidad del siglo XIX, pero muy pocos conocen algo que ocurrió durante su construcción.
Corría el año 1886 cuando comenzaron las obras del puente sobre el río Guadahortuna jamás soñado por ingenio alguno. Estaba en marcha una maquinaria que daría trabajo de forma directa a cientos de personas durante su construcción a lo largo de casi una década, originándose un gran bullicio en el poblado de los alrededores de la estación Alamedilla- Guadahortuna, que permaneció en la zona hasta la década de los años cincuenta, en que las condiciones de vida, endurecidas por una feroz postguerra, provocaron en el Oriente andaluz uno de los mayores éxodos de emigración de la historia moderna.
–Si esta noche no viene a la cita, otro gallo le cantará a esa niñata.
–Pero Jaime... no fuerces la situación; hay muchas mujeres que estarían por tus huesos.
–¡No Antonio, si Macarena no es para mi, no es para nadie!
Los dos compadres hablaban mientras amasaban el hormigón para los cimientos de la fabrica destinada a soportar los pilares de hierro del nuevo puente.
–Le he mandado recado para que esta noche nos veamos en la obra de boca del túnel. Allí no nos molestarán y podremos hablar de nuestro futuro.
Macarena, una gitana de ojos verdes y pelo oscuro, estaba enamorada de Juan, uno de los trabajadores que colocaban las vigas de hierro y que había llegado a Guadahortuna procedente de Baza buscando trabajo. Lo malo era que ella había estado tonteando anteriormente con Jaime y hasta que no llegó Juan, también de raza gitana, no supo que ese era el amor de su vida.
Pasaron los días y la indiferencia que mostraba Macarena con Jaime provocó que aumentara el rencor de este hacia Juan. En varias ocasiones se vieron las caras en la obra, provocando que el encargado los amonestara en más de una ocasión.

La noche llegó y Jaime esperó en el lugar convenido, en el túnel que se estaba abriendo para conectar las vías del tren con la provincia de Jaén. Macarena llegó a la hora indicada pues tenia que aclarar la situación con Jaime y dejar bien claro que su verdadero amor era Juan. Pero Jaime no era de los que se dan por vencidos y menos en cuestión de mujeres, así que tras el encuentro la cosa fue a más y en un momento determinado la navaja brilló en la oscura noche, llenándose de sangre y de odio. Ella cayó en los brazos de Jaime herida de muerte en el mismo momento en que el vigilante llegaba al lugar. Los vio abrazados como dos amantes que se juraban amor eterno y con una sonrisa en la boca dio continuó su ronda sin sospechar la tragedia que se estaba consumando a pocos metros de él.
Jaime, consciente de su error y sabedor de las posibles consecuencias que podía tener su acción – nada más ni nada menos que el garrote vil– pensó cómo podía salir de aquel trance y no se le ocurrió otra cosa que hacer desaparecer a la muchacha gitana en los cimientos de las pilastras de las torres que se estaban construyendo.
Al día siguiente su compadre le preguntó cómo le había ido con Macarena.
–No se presentó la muy… Seguro que estuvo toda la noche con su nuevo novio, el gitano de Baza… ¡Pero eso a mi ya me da igual!
Jaime continuó echando hormigón al encofrado de los cimientos de las pilastras, pero al darse la vuelta una mano azulada surgió de entre el hormigón como si emergiera pidiendo justicia. El compadre creyó ver un fantasma y llamó a Jaime a gritos.
–¿Cómo has podido hacerlo?
–Calla y ayúdame a tapar la mano o ¿es que quieres que me ahorquen?
Los dos amigos volvieron a a meter la mano en el hormigón creyendo que no los veía nadie, pero desde lo alto de la tercera torre del puente, Juan observaba todo y aun sin estar seguro de lo que escondían los compadres, pronto sabría en qué juego macabro estaban ambos.
Esa mañana no se presentó su amada como era costumbre para llevarle la capacha de comida. Pasaron los días y de Macarena nadie sabía nada, excepto Juan, que intentó explicar a los mandamases de la obra que Macarena estaba oculta en los cimientos de la torre, asesinada por Jaime. No solo no le hicieron caso, sino que lo tomaron por un loco.
Pasó un mes desde aquel trágico suceso y una mañana, cuando los obreros iban a comenzar su dura jornada, un insólito hecho acaparó la atención de todos. Un hombre colgaba del cuello en la viga mas alta de la tercera torre. Era Jaime.
Todas las miradas se posaron en Juan, quien sin decir nada en su defensa fue hecho preso y conducido a la Real Chancillería, donde se le condenó a la máxima pena.
Después de aquello el compadre de Jaime, asqueado por su comportamiento y lleno de remordimientos, se alisto en el ejercito destinado en Cuba. Allí murió de un tiro en la cabeza poco después de que se inaugurara el Puente del Hacho el 22 marzo de 1898.
Dicen los más viejos del lugar que en las noches sin luna, dos siluetas pasean cogidas de la mano por la vía del puente que marcó sus destinos.

jueves, 20 de junio de 2013

Video del Puente del Hacho.

http://vimeo.com/63148871

Buena foto de google maps


y desde el otro lado también





Salimos en el PAIS, Mecanos del desierto Eiffel, Sergio Leone y los hombres de Los Millares acompañan un insólito viaje por la línea férrea Linares-Almería

Son los mayores puentes de hierro de España, los que jalonan la línea férrea Linares-Almería, construida a finales del siglo XIX por la compañía francesa Fives-Lille. Pero apenas nadie los conoce, porque el tren pasa como un rayo por ellos. Visitarlos en coche es uno de los más solitarios y originales viajes que por Andalucía hacerse pueden.

01 Hacho

El dinosaurio de hierro

En el norte de Granada, entre Guadahortuna y Alamedilla, se conserva de milagro este coloso de 624 metros de largo por 50 de alto. Estaba ya con las cargas de dinamita instaladas en la base de los pilares cuando las protestas de los vecinos consiguieron que se incoara un expediente para declararlo monumento histórico artístico. La forma en que llegó el explosivo plan a oídos de los lugareños (en un bar, trabando casual conversación con los dinamiteros) y la intervención in extremis de la guardia civil dieron al episodio un tinte berlanguiano, genuinamente español.Hoy ya estamos acostumbrados a que los cacos vendan al peso las obras de Henry Moore o de Chillida, pero en 1978 Renfe fue muy vanguardista al darle a un chatarrero, por un millón y medio de pesetas, el puente metálico más largo de España, el del Hacho, diseñado en 1897 por el gabinete de ingenieros de Gustave Eiffel.
Una década antes, el puente había sido relevado de sus funciones por otro más resistente de hormigón, que se construyó tan pegado a él que, de lejos, se dirían uno solo. Lo de hacerlo de hierro, además de que estaba de moda, fue por aligerar peso, imprescindible dada la naturaleza arcillosa del terreno.
El mejor momento para visitarlo es por la tarde, cuando el sol ya bajo hiere hasta casi hacer sangrar sus perfiles herrumbrosos cosidos con roblones. Por encima del puente da un poco de canguis pasar, porque se clarea el vacío a través de los hierros, pero por debajo es un grato paseo que ofrece las mejores perspectivas, con los caminantes haciéndose diminutos entre las patas de este dinosaurio de la era industrial.

02 Anchurón

La India andaluza
Cerca de Guadix, por la carreterilla que va de Fonelas a Belerda, se descubre el majestuoso puente del Anchurón, que es de la misma quinta que el del Hacho, pero de tipo mixto; es decir, que su plataforma metálica reposa sobre pilares de sillería. Su gallarda estampa, salvando el barranco colorado del río Anchurón en un vuelo rectilíneo de 314 metros de recorrido y 58 de altura, no pasó inadvertida a los productores de La India en llamas (1959), película protagonizada por Lauren Bacall.

03 Charches

Un Oeste no tan lejano
La estrella cinematográfica de esta línea férrea es la estación abandonada que hay camino de Charches (salida 312 de la autovía A-92, Granada-Almería). Todas las escenas ferroviarias de los westernsde Sergio Leone, que no son pocas, se rodaron en este apeadero fantasmal o en sus vecindades. Las montañas que aparecen al fondo de todas ellas, tras la llanura polvorienta, son las de Sierra Nevada y lasierra de Baza. Algunos de los decorados, los que se construyeron con ladrillos, siguen en pie y con los rótulos que les pintaron encima hace casi medio siglo (Phoenix, Dr. Merchant dentist... ), ofreciendo cobijo a las ovejas de una granja. Es un lugar asaz evocador, pero lo han dejado perderse. Como decía el Bueno (Clint Eastwood): "Nunca he visto morir tan estúpidamente".

04 Santa Fe de Mondújar

Un mirador, dos puentes
Los que sí que valoran su patrimonio ferroviario son los vecinos de Santa Fe de Mondújar (salida 382 de la A-92), que hasta han construido un mirador para mejor con-templar el puente de 393 metros que salva la rambla del Andarax. O los puentes, porque son dos: el viejo, de tipo mixto, que ahora sirve de carretera de acceso a este boni-to pueblo blanco, y el nuevo, de hormigón, por el que pasan zumbando los talgos.

05 Huéchar

El hallazgo de Los Millares
Aguas abajo de Santa Fe, en las ásperas faldas de la sierra de Gádor, se esconde el puente de Huéchar -mixto, de 165 metros-, el único de la línea que no se ha renovado, ni para bien ni para mal, en más de cien años. Salió bueno y, además, por el mismo precio, los obreros descubrieron accidentalmente, al cavar en la ladera, el yacimiento deLos Millares, el más importante de la Edad del Cobre. El mejor lugar para observar el puente es el propio yacimiento, junto a la carretera AL-3411, a medio camino entre Santa Fe y Gádor (677 903 404; de martes a domingo, 10.00-14.00).

06 El Cable Inglés

En el embarcadero
Nuestro viaje concluye en la playa de las Almadrabillas, en la capital almeriense, donde hasta 1971 se estuvo embarcando el hierro que era transportado a través de esta línea férrea desde las minas de Alquife, cerca de Guadix. El Cable Inglés, como se conoce el embarcadero construido aquí por la sociedad británica The Alquife Mines and Railway Company Limited entre 1902 y 1904, es una obra maestra de la arquitectura del hierro: una obra potente (la estructura metálica que se adentra en las aguas mide 17 metros de alto por más de cien de largo) y emblemática, que los almerienses miran con el mismo amor que los bilbaínos el Puente Colgante. No hace falta ser un forofo de la arqueología industrial para quedarse boquiabierto contemplando este monstruoso híbrido de ferrocarril, muelle y montaña rusa.


http://elpais.com/diario/2011/06/25/viajero/1309036091_850215.html

PSOE de Granada pide que ADIF ceda el Puente Hacho y la estación Alamedilla-Guadahortuna

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -
   El Grupo Parlamentario Socialista ha pedido en el Senado que ADIF ceda el Puente del Hacho, la estación de Alamedilla-Guadahortuna y las instalaciones en desuso a los ayuntamientos de estos dos municipios granadinos para que se destinen a usos culturales y turísticos, además ha reclamado la desafección del puente para que la Junta de Andalucía lo pueda declarar Bien de Interés Cultural.
   A través de una moción, a la que ha tenido acceso Europa Press, los socialistas reclaman estas medidas y especifican que ninguna de ellas tiene coste y, además, solicitan que el Gobierno emplee fondos del 1 por ciento Cultural, en colaboración con los ayuntamientos de Guadahortuna y Alamedilla, para su conservación y puesta en valor social y culturalmente.
   Al respecto, aclaran que esta última es una petición genérica y condicionada a la previa desafección y cesión de las infraestructuras y a que se elaborara el proyecto de recuperación "implícitamente pretendido", por lo que, por el momento, no es posible fijar los costes del mismo.
   El PSOE ha defendido la relevancia del puente, que fue encargado al estudio de Gustav Eiffel y que lleva en desuso desde que en los años setenta se construyera otro de hormigón. Se da la paradoja de que la infraestructura fue vendida a un chatarrero, que no llegó a desmontarla ante la protesta vecinal y la decisión de abrir un expediente para declararla monumento histórico.
   Sin embargo, ese expediente no llegó a culminar y tampoco fue traspasado a la comunidad autónoma por lo que, "a pesar de su indudable valor patrimonial, histórico, cultural y turístico, no cuenta con protección legal" y actualmente presenta un avanzado deterioro por la acción del óxido y la agresión de ciudadanos, denuncian.
   Así, subrayan que es "urgente" culminar el proceso de declaración como BIC para asegurar su conservación y poder planificar su puesta en valor, del mismo modo que ceder la estación, perteneciente a la línea Linares-Almería y actualmente sin servicio, para que se pueda destinar a un uso turístico y cultural.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Pinturas sobre Puente del Hacho

Algunas fotos del Ideal






Puente del Hacho en Wikipedia

Puedes ver información en wikipedia

http://es.wikipedia.org/wiki/Puente_del_Hacho

Puente del Hacho
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
Puente del Hacho

País
España
Localidad
Guadahortuna, Granada
Construcción
1893-1895 (Siglo XIX)
Cruza
Un barranco
Coordenadas
37°34′57.51″N 3°18′12.89″O / 37.5826417, -3.3035806Cambiar posición
Longitud
624 m
Ancho
4,7 m
Gálibo de navegación
50 m
Arquitectos
Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España
Tipo
Puente de 12 tramos metálicos de celosía, de ellas 4 del tipo Cruz de San Andrés y 8 del tipo Linnville
Material
Hierro y prismas de fábrica en la base
Uso
sin uso
Tráfico
Antiguamente, ferrocarril
Mantenido por
RENFE
Está situado en el punto kilométrico 104,4 de la línea férrea Almería-Linares, en el municipio de Guadahortuna (Granada) y es el más largo de cuantos constituyen la red ferroviaria española.[1]
Contenido[ocultar]
1 Proyecto
2 Construcción
3 El puente en el siglo XX
4 Referencias
5 Enlaces externos
//
[editar] Proyecto
En 1889 se creó la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España, que encarga su obra a la empresa francesa Fives Lille. Esta fue la empresa que construyó el Puente Del Hacho, cerca del límite con la provincia de Jaén, en el TM de Guadahortuna y justo en el Límite con el TM de Alamedilla, en la línea férrea de Almería- Linares/Baeza, a la salida de la estación de Alamedilla y Guadahortuna.
El proyecto del mencionado puente fue encargado al estudio de Gustav Eiffel, y fueron sus alumnos y colaboradores Duvel y Butilia quienes, bajo la dirección y supervisión de Eiffel, realizarón el mencionado proyecto; a principios de la década de los 90 ya estaba disponible. El puente del Hacho con una estructura similar a otras obras realizadas por el mismo estudio, como la Torre Eiffel, o el Puente de San Jorge en Oporto.
Los trabajos de construcción del Puente del Hacho durarían hasta finales de 1897. Se puso en servicio por primera vez el 22 de marzo de 1898.
[editar] Construcción
Es una estructura metálica de 624,6 metros de longitud y una altura de 49,85 metros en su parte más alta, realizada exclusivamente con perfiles estructurales del tipo: ángulo, pletina y “U”; cosidos con roblones.
La mencionada estructura está formada por tres vigas diferenciadas apoyada sobre once pilastras. Una viga central de 486m de longitud, con 8 vanos de 60,75m cada uno, que descansa, excepto en su extremos, sobre 7 pilas metálicas con basamento de fábrica. Las otras dos vigas son dos pequeños viaductos de acceso , el del lado de Linares con 102 m, formado por tres vanos, de 34 m cada uno, y el del lado de Almería con un solo vano de 34 m. Ambos descansan sobre pilas de fábrica, de las cuales los pilares internos hacen de estribo común para con la viga central. En los extremos del puente, los viaductos de acceso descansan sobre sendos estribos macizos de fábrica.
El objeto de visitar fácilmente y sin el menor peligro todas las partes metálicas de la obra, y practicar cuando sea necesario la reparación del roblonado, se colocó una pasarela en la base de los tramos del viaducto principal y en la parte central del mismo, que permite recorrerlo en toda su longitud. De la mencionada pasarela puede subirse al nivel del carril, a través de una escala metálica colocada en cada extremo de la misma y puede accederse a cada una de las pilas metálica, mediante una escala de hierro que permite la bajada hasta los basamentos de fábrica.
El engrapado de las pilas en el basamento de fábrica se obtiene por medio de un sólido tirante, situado en el eje del montante y unido a este en la parte superior que cruza la fábrica en una especie de vaina de hierro fundido, que viene a unirse, por medio de un fuerte patín de acero con tuerca, a una doble viga de hierro en I transversales, coronados estos mismos con placas de acero fundido.
El basamento, construido para resistir esfuerzos verticales u horizontales, está constituido por un macizo de fábrica de mampostería, con paramentos de sillarejos en hiladas concertadas, unidas con mortero de Cal de Teil, que forma un verdadero monolito, con casi uniformidad de resistencia. Su peso, de 246 Tm, genera un coeficiente de seguridad de 2,15, más que suficiente para asegurar la estabilidad de la pila.
Las pilas metálicas , construidas de hierro, son del tipo clásico, con charnela de giro sobre el eje de apoyo y grapas en el macizo de fábrica, que sirven de base a la parte metálica.
[editar] El puente en el siglo XX
El Puente del Hacho ha sobrevivido durante más de un siglo, a situaciones sociales, pasando por repúblicas, dictaduras, una guerra civil y una larga represión social. Se sirvieron del Puente del Hacho para cruzar el valle del Río Guadahortuna.
Ya desde su construcción se convirtió en un claro referente de la ingeniería y de la arquitectura, es el puente de hierro más largo de España. Dio trabajo de forma directa a cientos de personas durante su construcción a lo largo de casi una década, originando un bullicioso poblado que se ubicó en los alrededores de la estación Alamedilla- Guadahortuna y vivió en la zona hasta la década de los años cincuenta, en que las condiciones de vida, endurecidas por una feroz posguerra, provocaron en Andalucía Oriental uno de los mayores éxodos de emigración de la historia moderna.
Después de cruzado el puente, el tren entra en un túnel , y a la salida de éste, la provincia de Jaén. El paso del tiempo y los avances tecnológicos, provocaron la aparición de máquinas Diésel, con mayor potencia y mayor capacidad de arrastre, y consiguieron que la gallarda estructura del puente se resintiera. Pronto quedó sobrepasado y arrumbado en el rincón del olvido, y del ostracismo, abandonado al expolio y a la acción del tiempo.
Antes de una década , la estación de Alamedilla-Guadahortuna quedó en total desuso, junto con el Puente de Hierro del Hacho. Una década de años más tarde, RENFE lo vendió a un chatarrero madrileño, junto con otros puentes de la misma línea que fueron destruidos.
A mediados de noviembre de 1978, un trabajador de la compañía eléctrica que realizaba trabajos cotidianos coincidió en un bar del pueblo con un grupo de trabajadores forasteros que habían ido a derribar y trocear el Puente de Gobernador, y a lo largo de la comida se comentó que el siguiente puente sería el Puente del Hacho. Al final de la jornada, a su vuelta a Alamedilla el trabajador de la compañía eléctrica dio la alarma, y compartió con sus convecinos la noticia e informaron a las autoridades de Granada.
El Alcalde, D. Abelardo Corral, llevó a cabo con sobrada diligencia la protesta de los vecinos de Alamedilla. Puesto al habla el Gobernador de Granada, D. José María Fernández Fernández, con el Sr. D. Vicente González Barberá, Delegado Provincial de Patrimonio Artístico y Monumental, concluyeron en incoar expediente para su declaración como Monumento Histórico Artístico, una forma legal que paralizara la destrucción del puente. La Guardia Civil, mandada inmediatamente por el Sr. Gobernador desmontó las cargas de dinamita, ya instaladas en la base de los pilares.
Sin embargo, el expediente no llegó nunca a tramitarse, estando actualmente, de nuevo, en tramitación su declaración como Bien de Interés Cultural.

Amigos del Ferrocarril pide a Ayuntamiento y Cultura que se pronuncien sobre el futuro de la antigua estación de Granada

La Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y del Tranvía (Agraft) ha exigido al Ayuntamiento de Granada y a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía que se pronuncien sobre el futuro del edificio de la antigua estación del Sur, después de que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) haya anunciado que procederá a su demolición al constatar que no tiene ninguna declaración de especial protección.
Agraft, que reconoce que las obras del Metro no han provocado el deterioro del inmueble, "cuyo mantenimiento ha sido nulo desde hace años", ha recordado a Adif que para evitar el derribo de un edificio de valor histórico no es necesaria su protección y pone como ejemplo el Puente del Hacho en Guadahortuna, el mayor viaducto ferroviario de hierro de España.
"No le constaba ninguna declaración expresa de protección cuando iba a ser dinamitado en Febrero 1979. Las gestiones de Vicente González Barberán, consejero provincial de Bellas Artes, lo salvaron in extremis", señala la Asociación en un comunicado.
Agraft cree "que es hora de todos los actores implicados se quiten de una vez la máscara", y pide al Ayuntamiento que se pronuncie "claramente a favor o en contra" del derribo. "Si opta por la recuperación como equipamiento cultural dentro de esa parcela destinada a uso residencial, que lo diga, que opta por eliminar las huellas que atestiguan un hecho importante de la historia local reciente, que lo diga igualmente", mantiene.
Además, considera la Asociación que la Delegación de Cultura también debe expresarse "y no mirar para otro lado", como responsable de emitir las correspondientes declaraciones de protección. A Agraft le consta que Cultura está al tanto del tema, ya que se le ha remitido el correspondiente escrito.
Valor histórico "indudable"
El edificio, situado junto a la zona de talleres y depósitos de locomotoras, en Villarejo, alberga actualmente oficinas con personal de la empresa pública dedicado al mantenimiento de infraestructuras y despachos con representantes sindicales, que tuvieron que ser desalojados al detectarse unas grietas posiblemente provocadas por las obras del Metro en la zona, informaron a Europa Press fuentes de Adif.
Posteriormente, Adif recibió un requerimiento del Ayuntamiento de Granada "instando" a que se procediera a la demolición del inmueble, tras lo que la empresa le consultó si el edificio contaba con algún tipo de protección.
Ante la respuesta negativa del Consistorio, Adif ha resuelto proceder a la elaboración de un proyecto de demolición del edificio, una decisión que ha recibido las críticas de la Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y el Tranvía, que considera que el edificio centenario, que albergó la que fuera estación de la Compañía de los Caminos de Hierro del sur de España, cuenta con un valor histórico "indudable".

miércoles, 16 de diciembre de 2009

La CGE recuerda en una muestra el patrimonio ferroviario granadino

La colección de 60 fotografías ´La segunda Edad del Hierro´ podrá visitarse hasta el 13 de enero


REDACCIÓN Más de sesenta fotografías permiten recorrer la historia del ferrocarril en Andalucía a lo largo de los siglos XIX y XX, cuando las locomotoras eran de vapor y los grandes puentes se construían sin apenas avances técnicos. Las imágenes se muestran en la sede de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), en el marco de la exposición ´La segunda Edad del Hierro. Ingeniería industrial en Andalucía Oriental´,
organizada por la propia CGE y la empresa IT Curiel.

La atención se centra principalmente en las grandes infraestructuras férreas construidas desde finales del siglo XIX, como el Puente del Barrancón de Riofrío, en Loja (1873), el Puente del Hacho (Alamedilla, 1886) o el descargadero de mineral ubicado en Almería y conocido como ´Cable inglés´, que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1998. "Nuestra intención es fomentar la conservación y recuperación de los bienes industriales relacionados con el ferrocarril, como ya ocurre en otros países europeos con mucho éxito", explicó Luis Curiel, directivo de la CGE y promotor de esta iniciativa.

La CGE, junto a la Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril, pretende impulsar las antiguas vías férreas y estaciones de tren como un atractivo turístico más de la provincia. "Hay muchas experiencias fuera de Granada que demuestran que a los visitantes le atrae la idea de montarse en una vieja locomotora y realizar un viaje como antaño", señaló Curiel. Por eso anunció que trabaja para organizar la próxima primavera viajes en ´tren chárter´ entre Granada y Málaga, Linares y Almería "para que la gente recupere el placer de viajar admirando el paisaje y con el mismo ambiente de hace décadas", explicó este empresario.

Además de la recuperación turística de las infraestructuras férreas, la CGE propone la creación del Museo Andaluz del Ferrocarril en Guadix y el mantenimiento de las líneas de ancho ibérico que existen en la provincia. "No podemos permitir que las vías férreas se desmantelen como chatarra, porque son parte de nuestro patrimonio histórico y, además, siguen siendo útiles para el transporte de mercancías", advirtió Curiel.

La muestra, que podrá visitarse hasta el próximo 13 de enero, cuenta con la colaboración del Grupo de Investigación de Patrimonio Industrial de la UGR, de la Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y del Aula de Cultura CGE-Ideal.

Confederación Granadina de Empresarios (CGE)
Maestro Montero, 23, 18004 - Granada
Telfs.: 958 53 50 41Fax: 958 53 50 42
E-mail: cge@cea.es

viernes, 27 de noviembre de 2009

miércoles, 19 de marzo de 2008

Un grito desde el puente



Puente del Hacho en construcción 1895RAFAEL GARZÓN (1895)ARCHlVO DE CARLOS SANCHEZ

Texto publicado por Manuel Titos Martínez , Ideal 3 de febrero de 2008


m IDEAL ( DOMINGO
3 DE FEBRERO DE 2008
Un grito desde el puente
-
MANUEL TITOS MARTíNEZ
- - - -- --
C UANDO se reunió el comité encargado por IDEAL de seleccionar los testimonios del pasado de Granada que pudieran ser considerados por los lectores merecedores de la distinción de maravilla de la provincia)), fue intención de los reunidos que estuvieran presentes todas las comarcas, todas las épocas, todos los estilos y todas las artes, incluidas las industriales. Y que, de vez en cuando, se diera preferencia a lugares poco conocidos o semiabandonados, otorgándoles una oportunidad para mejorar su destino.

Es el caso del puente del Hacho que, como era de esperar a la luz de los avances que periódicamente ha ido realizando IDEAL y de los resultados publicados el pasado día 30, no ha resultado seleccionado. Desde luego, por mi no ha quedado. Propuse su incorporación a la lista primitiva contando con el entusiasmo de algunos y con la complicidad de todos los miembros de aquella comisión y he votado por él tantas veces como he entrado en la edición digital de este periódico. El hecho de que no esté en la selección final es una muestra de la imparcialidad del proceso selectivo. porque si como presidente de la comisión hubiera estado en mis manos alterar el resultado, no estoy seguro de que no lo hubiera hecho.

Así que la lista final, con buen criterio colectivo, es la que han decidido los lectores de IDEAL, aunque a mi me hubiera gustado ver consagrado con esta calificación un viejo mito romo E1 Puente. vinculado a los recuerdos de mi infancia y de mi tierra. Algo, además, destacable por su propia importancia constructiva y por su singular belleza de diseño, que le hacen ser el puente más grande y el más hermoso de los viaductos de la época más revolucionaria que, en el ámbito de las comunicaciones, ha vivido la humanidad: la del ferrocarril.
Tan solo me ha emocionado tanto otro puente, te, el del río Kway, que el cine nos mostró en aquella inolvidable película de finales de los cincuenta. Recuerdo que la vi en el cine Dengra dc Baza, junto con Mobby Dick y desde entonces ambas han formado parte de los inolvidables recuerdos de mi niñez. En realidad, no era fácil visitarlo. Estaba en el limite de Guadahortuna y Alamedilla, más que separando uniendo los dos municipios, pero en un sitio por el que los de Guadarhortuna no pasábamos nunca, a diez kilómetros del pueblo. que en los cincuenta eran como un año luz. Solo se iba a la estación para emprender algún viaje, pero y.quién iba de viaje en los cincuenta y, más aún, desde un pueblo como Guadahortuna?

Alguna visita a Jodar, que estaba a poco más de veinte kilómetros pero que había que hacer en tren porque entonces, en el pueblo, no había ni un solo coche, o a despedir a mi tía Emilia que se iba a Bilbao. A recoger todos los veranos a mis primas que venían del norte. Todo ello en un carro mulero de los que fabricaban en el taller de mis tíos y de mi padre. El que había fundado mi abuelo en los años veinte y que ahora llevan algunos de sus biznietos.

En realidad, siempre fue una leyenda más que una presencia viva. Algo que iba y venía por la imaginación, asociado al ferrocarril, a los viajes, a la huida, a los rascacielos de Nueva York, de los que venía un dibujo en la enciclopedia Álvarez y que alguien decía que de verdad existían, como aquellas sequollas del Canadá en cuyo trunco habían hecho una perforación por la que pasaban orgullosos los automovilistas con sus inmensos coches americanos.

Decían que se podía pasear por debajo de la vía, circulando por un nivel inferior que iba de punta a punta del puente. Que había balcones para refugiarse por si venia el tren. Que por el interior de las pilastras había escaleras por las que se podía bajar hasta el río. Que al final del puente la vía se la tragaba un túnel que terminaba cerca de Jaén. El misterio de un túnel al final del puente. Qué lugar tan idóneo para rodar esa escena tantas veces repetida en que la locomotora, chorreando de humo, se adentra silbando y a todo vapor en la negrura circular de lo desconocido.

Bueno pues todo eso que decían era verdad y lo sigue siendo. No quiero en este artículo ser erudito v no trato de convencerles más que con el sentimiento, pero créanme: es una de las obras de ingeniería ferroviaria más valientes, difíciles y hermosas que existen en el país. Lo redescubrí más tarde y confieso que algún viaje de regreso de Madrid lo hice en el antiguo Ter porque en las tardes largas del verano, cuando el tren pasaba por el puente nuevo, el de hormigón, se podía ver como una ráfaga que se colaba por las ventanillas el monumento en hierro que es el puente del Hacho.

La única vez que no he querido verlo fue en un video que trajo mi hijo en el que alguien lo grabó tirándose por todo lo alto amarrado a unas cuerdas practicando un extraño deporte al que llamaban ((puenting)). No fui capaz. Su descarga de adrenalina podría haber provocado mi infarto y ya voy siendo cada vez mas adicto a la sabia recomendación de Lope: ((Busquemos el gozar/ que el penar nos viene/ sin le buscar)).

Ahora he vuelto. Llamé a un paisano para preguntarle donde podíamos comer, él se lo dijo al alcalde y al final se organizó una pequeña recepción en la que tuvimos la más noble compañía que me podia imaginar. Era un viaje en el que quería mostrar a mis amigos con orgullo algo que es de mi pueblo, de mi tierra y que, en la pequeña parte que me toca, también es mío.

Regresé, sin embargo. deprimido por el lamentable estado en el que el puente empieza a encontrarse y con los mismos deseos de gritar que el anónimo y desesperado protagonista del cuadro de Munch, que pareciera haber sido creado para esta ocasión. Abandonado como un poblado del Oeste donde se han acabado el agua y el oro. Reventando por la acumulación de óxido que se está firmando y engordando entre los perfiles, las chapas, las tuercas y los roblones. Con abundantes traviesas de madera partidas o arrancadas. Con una de las compuertas que dan acceso al paseo inferior, el que discurre por debajo de la vía de uno a otro extremo, arrancada de cuajo.
Si no se actúa inmediatamente, dentro de otros diez años no contaremos con él y solo nos quedará el testimonio de aquellas hermosísimas fotografías que tomó Garzón cuando se estaba construyendo.

jueves, 13 de marzo de 2008

Hacho se escribe con 'h' de hierro





Optimismo entre las instituciones por el anuncio de cesión por parte de ADIF del puente eiffeleño a los ayuntamientos de Alamedilla y Guadahortuna

DEL PASADO AL FUTURO. Vista del Puente del Hacho, a tres kilómetros de Alamedilla.
PUENTE DEL HACHO


• 1889 y 1895: Se construyó según un proyecto del taller de Eiffel.
• 1979: Deja de funcionar al construirse uno más moderno.
• 1980: Es vendido como chatarra y está a punto de ser dinamitado.
• 1981: Se movilizan varios colectivos ciudadanos para impedirlo.
• 2004: Se dice que será convertido en museo del ferrocarril.
• 2008: Cesión de su uso.

ESE óxido del metal y del olvido que corroe desde hace muchos años al famoso puente del Hacho, está más cerca de solucionarse. Hace sólo unos días, se dio un paso importante -parece que el definitivo- para que el puente eiffeleño que está entre los términos de Alamedilla y Guadahortuna tenga un futuro digno. La empresa Administrador de Infraestructura Ferroviarias (ADIF) ha dicho que dentro de un mes tendrá una especie de borrador para ceder a los ayuntamientos de Alamedilla y Guadahortuna el puente que construyera un discípulo de Eiffel. Si eso es así, al final se habrá acabado con treinta años de lucha, que son los años que lleva la Plataforma Puente del Hacho intentando darle un uso y una finalidad al hermoso puente, convertido actualmente en una infraestructura de herrumbre tan olvidada como inservible.
La historia de este puente es ya de todos sabida, pero no está mal recordarla. El estudio de la línea férrea fue redactado y firmado por los ingenieros del taller de Alexandre-Gustave Eiffel, concretamente Duval y Boutilliea. Según algunas informaciones el puente del Hacho fue construido aproximadamente entre los años 1886 y 1895. El 22 de marzo de 1898 quedó abierto a la explotación pública el tramo comprendido entre las estaciones de Alamedilla-Guadahortuna. Y desde entonces decenas y decenas de personas se aprovecharon de este servicio.Esta gran estructura fue considerada durante muchas décadas como el puente más largo y elevado de la red ferroviaria española, con un total de 623 metros de longitud para salvar un barranco de gran profundidad.
En la década de los setenta fue sustituido por uno más moderno. El abandono se hizo entonces cargo del puente. Tanto que fue vendido para chatarra y estuvo a punto de ser dinamitado. Fue entonces cuando se movilizó un colectivos ciudadano en su defensa. De eso hace ya casi 30 años.
Desde entonces la lucha de este colectivo ciudadano (al que, con el tiempo, se han unido los ayuntamientos de Alamedilla y Guadahortuna, la Fundación Alonso Corral, el Grupo de Investigación de Patrimonio Histórico de la Universidad de Granada y varias asociaciones culturales) se ha dedicado a presionar a Renfe (ahora ADIF) para que esta institución ferroviaria lo cediera para su uso. Desde entonces se han dicho muchas cosas sobre el futuro de este puente. Hace casi cuatro años se anunció que podría acoger un museo del ferrocarril. Pero hasta el pasado 26 de febrero, no había llegado una noticia tan esperanzadora como la que surgió ese día: ADIF está dispuesta a ceder durante 25 años el uso del puente a Alamedilla y Guadahortuna. José Villanueva, portavoz de la plataforma del puente, se mostraba satisfecho y optimista por el resultado de la reunión en que la institución ferroviaria cedía el uso de la grandiosa obra de ingeniería de hierro. «Yo creo que este es un paso importante. Nos han dicho que en un mes o así está el borrador. Luego empezaríamos a pensar en qué se puede utilizar el puente», afirma Villanueva. El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alamedilla, Torcuato Cabrerizo, igualmente se mostraba optimista por el acuerdo alcanzando. Pero tanto él como el alcalde de Guadahortuna, Juan José Maza, están convencidos de que a partir de ahora es cuando hay que luchar de verdad para que todo no se quede en aguas de borrajas. «La alegría que tenemos no debe quitar la responsabilidad que se nos viene encima. No tenemos dinero pero tenemos muchas ganas de que el puente sea rehabilitado, y hacia ahí irán nuestros esfuerzos», afirma Cabrerizo. «Bien mirado, ellos, los de Renfe, se quitan un problema. Ahora somos nosotros los que tenemos que buscar subvenciones y ayudas de las administraciones para que ese puente tenga una utilidad», dice Juan José Maza.
Al no ser posible la desafección por un problema de cercanía con el puente nuevo, los derechos del uso durarán 25 años. «Nosotros queremos contar con Renfe para el futuro de este puente. Debemos de implicar a cuanto más instituciones y empresas, mejor», dice Torcuato Cabrerizo.

miércoles, 27 de febrero de 2008

Cesión del Puente del Hacho

El Estado cede el uso del Puente del Hacho a Alamedilla y GuadahortunaEl Estado, a través de la empresa Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) ha cedido el uso del Puente del Hacho y resto de las instalaciones en desuso de la estación a los Ayuntamientos de Guadahortuna y Alamedilla. Así se decidió ayer en la reunión celebrada en la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía que mantuvieron responsables de la citada empresa con los alcaldes de dichas localidades.
Gracias a este acuerdo, que se firmará en breve, se podrá afrontar la recuperación del puente y su mantenimiento como elemento singular del patrimonio industrial. Esta cesión era una de las más antiguas reivindicaciones de los citados ayuntamiento y de la plataforma que se había creado para la recuperación del puente. Según José Aniceto Villanueva Martinez, los términos de la cesión aún están por definir, pero si se llega al acuerdo final, en este lugar se podrían montar en el lugar una escuela de formación para trabajos de altura, con la cual se podría disminuir, por ejemplo, la gran cantidad de accidentes laborales de personas que trabajan a muchos metros del suelo. «Tanto UGT como CC OO están de acuerdo, sólo faltaría concretar cuando y cómo», nos comenta José Aniceto Villanueva, portavoz de la plataforma.
El Puente del Hacho es el viaducto metálico más largo de España. Es, como casi todo el mundo sabe, una obra de dos discípulos de Gustave Eiffel, el famoso constructor de la torre de su nombre. El puente realizado por su escuela se encuentra en un lugar al que el visitante tiene que ir expresamente para verlo. Nuestro puente de Eiffel estuvo a punto de ser vendido como chatarra. En el último momento se salvó y la Guardia Civil fue quien desmontó las cargas de dinamita que se habían colocado en sus pilares. La movilización popular lo libraron de la destrucción. La Plataforma Puente del Hacho lleva varios años luchando por recuperar el hermoso viaducto metálico y darle un uso cultural y recreativo.

martes, 19 de febrero de 2008

sábado, 12 de enero de 2008

Video de início de la maqueta

Este video se realizo en navidad, como se puede ver estabamos bastantes para colaborar, pero ahora se ha quedado Juan (el de los jamones) un poco solo, si alguien quiere colaborar, puede ponerse en contacto con el.


Fotografías del Puente para el estudio de la Maqueta

Se pueden ver en

http://www.flickr.com/photos/73333013@N00/sets/72157603696467754/show/




prueba de otro lugar para ver las fotos



Go to ImageShack® to Create your own Slideshow

lunes, 3 de diciembre de 2007

Página con visita al puente del hacho

Aprovechando mi viaje a Jaen-Granada nos acercamos a ver una de las obras mas sorprendentes de la zona:Desde Guadahortuna se coge una carreterilla preciosa por en medio de la sierra Mágina y de repente te encuentras con el viaducto del Hacho.Se trata de un puente metalico de ferrocarril del siglo XIX.En la zona se dice que lo hizo Eiffel y es verdad que el diseño de las pilas metalicas es muy parecido a la torre Eiffel pero, en realidad el diseño es de una oficina francesa(Fives-Lille) y la direccion de obra es de José Olano(casi como Olona, que curioso;).

Seguir leyendo.

martes, 13 de noviembre de 2007

Video del puentedel hacho en una página de Cuba

Es curioso, pero a veces aparecen cosas en las páginas o lugares que menos te esperas.

ver

sábado, 20 de octubre de 2007

"Monumentos naturales y parajes singulares de Granada"

"Monumentos naturales y parajes singulares de Granada"El pasado día 16 se presentó de la Sala de Exposiciones de Caja Granada el libro de Arcadio Egea García, "Monumentos naturales y parajes singulares de Granada", publicado por la editorial Comarex.El objetivo de este libro es dar a conocer los principales monumentos naturales y enclaves singulares de la provincia de Granada a todos los aficionados al senderismo. Se trata de 30 excursiones con recorrido previo en coche y posterior paseo a pie, a través de sendas y caminos de la naturaleza local. La obra ya está a la venta en las librerías al precio de 20 euros y ha sido publicada por editorial Comares.
El libro está dirigido a todos los amantes de la naturaleza que deseen disfrutar de recorridos de tipo medio. Esta guía proporciona gran cantidad de datos, planos y fotos para facilitar al máximo la realización de las excursiones. En una provincia como la de Granada, en la que disponemos de cinco parques naturales y un parque nacional, es muy fácil poder disfrutar de estas maravillas. La idea del libro surgió al comprobar que existen diferentes grupos formados por Monumentos y Parajes, de enorme belleza, aún desconocidos para muchos aficionados al senderismo. Arcadio Egea García, amante de la naturaleza y veterano senderista, nos muestra los 30 itinerarios a seguir para conocer los Monumentos Naturales más importantes de Granada, entre ellos, la Peña de Castril, las Cárcavas del Marchal, la Falla de Nigüelas o los Infiernos de Loja (ya aprobados oficialmente), y otros como los Tajos del río Guardal en Huéscar, los Castaños de Huéneja, los Altos de Parapanda en Illora o el Cerro Jabalcón en Zújar (pendientes de aprobación). El libro también incluye parajes y enclaves singulares, como la Sierra de la Sagra en Huéscar, la Ruta de los Olivos Centenarios en Órgiva, el Puente Hacho en Alamedilla, el Valle de Lecrín o los miradores de la Ermita en Atarfe y del Generalife en Granada.
Portada del libro de Arcadio Egea (Editorial Comarex)En total más de 80 monumentos y enclaves de nuestra provincia. Los parques naturales de Granada, su orografía y belleza, son la base de estos recorridos adaptables a todo tipo de senderistas, desde familias a excursionistas de tipo medio y expertos. Se incluyen descripciones con más de 400 fotografías y más de 30 mapas orientativos. Incansable caminante, nos acerca a la naturaleza de manera amena tras cinco años preparando este libro y décadas de experiencia recorriendo y disfrutando los senderos de nuestros Valles y Sierras granadinos. Cada uno de los 30 itinerarios que componen este libro sigue la siguiente estructura: nombre de excursión, fotografías de algunos de los puntos importantes del recorrido y del itinerario a seguir para facilitar el paseo, datos básicos del mismo, mapa-croquis, redacción detallada del recorrido en coche y la ruta a pie. Se comentan además la fauna y la flora, las características del lugar, los tipos de parajes, y otros lugares de interés medioambiental.



Publicado en http://www.granadaenlared.com/

Vota a favor del Puente del Hacho




Puedes votar el puente del Hacho como una de las 7 maravillas de Granada en :http://sp.ideal.es/maravillas/granada/index.php

viernes, 19 de octubre de 2007

Presenteeen Libros

x19.10.07 -
JESÚS LENS ESPINOSA DE LOS MONTEROS
ME encanta presentar en público los libros escritos por los amigos. No sé si la cosa se me da bien, regular o tirando a mal, pero no será por falta de ganas, ilusión y cariño, desde luego. Y mira que, en las horas previas al evento, maldigo mi incapacidad para decir que no, que soy un blandengue facilón, siempre presto a meterme en todos los berenjenales que me pongan por delante, nervioso perdido.Pero es un disfrute que un amigo te llame y, con su criatura recién parida bajo el brazo, dichoso y orgulloso, te pida que la presentes al público, que colabores con él a darla a conocer, a hacerla popular, querida, buscada, comprada y, por supuesto, leída.A lo largo de los últimos años he tenido el privilegio de presentar las novelas de tres personas que, más que amigos, ya son hermanos: Lorenzo Lunar, Antonio Lozano y Manuel Villar. Y, desde el pasado martes, a ellos se ha unido Arcadio Egea, trabajador nato, caminante infatigable y, sobre todo, una persona excepcional.Su nuevo libro, 'Monumentos naturales y parajes singulares. 30 excursiones por senderos granadinos', aúna tres pasiones: la cultural, la deportivo-recreativa y la literaria. Por un lado, se trata de dar a conocer las zonas más hermosas de nuestra provincia, propiciando un acercamiento a las mismas que implique dar un paseo de tres o cuatro horas, para desembocar en el descubrimiento de un monumento natural, paisajístico, arbóreo o humano.A través de una descripción de los caminos muy completa, precisa y bien documentada; con el apoyo de cientos de fotografías y decenas de mapas, los itinerarios seleccionados por Arcadio son toda una invitación al hallazgo de un buen número de rincones, desconocidos de nuestra geografía, poco conocidos muchos de ellos. Durante la presentación del libro, hacía yo referencia a algunos: el Puente del Hacho, la Peña de los Gitanos y la Peña de Castril. Todos ellos tienen un nexo en común. ¿Se le ocurre cuál, amable lector? Efectivamente: son monumentos que forman parte de la selección hecha a través de IDEAL para elegir las Siete Maravillas de la Provincia de Granada.A través del libro de Arcadio tenemos la oportunidad de conocer un buen número de parajes de una singular belleza, a través de unos recorridos cómodos y sencillos, en absoluto exigentes y que, por tanto, podrán ser realizados por todas las personas, sin que sean necesarias unas cualidades físicas o atléticas especiales.Un libro que nos permite algo tan sencillo como coger un macuto y echarnos al camino a disfrutar, durante unas horas, de la sensación de libertad que se respira en pleno campo, y siempre con el aliciente de hacer descubrimientos sorprendentes, hermosos, variados y llamativos. Un libro, en fin, que nos sirve para constatar que Granada tiene un patrimonio paisajístico, humano y cultural que la convierte, por derecho propio, en una Maravilla de Maravillas.

Publicado en http://www.ideal.es/ 19/10/07

martes, 16 de octubre de 2007

lunes, 1 de octubre de 2007

viernes, 28 de septiembre de 2007

Fotografía antigua del puente del Hacho

Autor: Antonio Carmona, fué tomada por él mismo en 1942. información recopilada de internet.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Historia del puente del Hacho (página antigua)

Aunque la aprobación de la construcción del ferrocarril Linares – Almería data del año 1.869 y el proyecto primitivo se concluyó en 1.877, la construcción del mismo se retrasó considerablemente, ya que la concesión de la obra, se produjo en subasta pública celebrada en 1.989. Este mismo año, se constituyó la Compañía de los Caminos de Hierro del Sur de España para la construcción y explotación de esta vía férrea.

La construcción se asignó en último término a la compañía francesa Fives Lille, que para abaratar coste hizo cambiar el proyecto primitivo por otro definitivo, que dio lugar a la línea actual, sin las modificaciones de puentes realizadas últimamente. Esta compañía puso al frente de estos trabajos al ingeniero Leopold Cristofleau, destacado miembro del personal técnico de la mencionada empresa.

La finalización del mismo, concluyó con un puente de hierro de 623 m. de longitud y 50 m. de altura, con proyecto de la escuela de Eiffel, construido sin tornillos, solo con remaches. Tiene un pasadizo inferior a lo largo de todo el puente (a él se iban los novios a pelar la pava y los zagales a buscar palomas) y los apoyos de los extremos están sobre rodillos para absolver las dilataciones y movimientos. Actualmente está en proceso su declaración como patrimonio. Algunos jóvenes lo utilizan para hacer puenting.

Como aspecto negativo y de importancia por el impacto en la sociedad de la época, quiero reseñar el asesinato del mencionado ingeniero en Alamedilla, en donde estableció su residencia mientras se construya el puente. Este hecho se produjo el día 6 de febrero de 1.895 por tres individuos que pretendieron robar el dinero de las nóminas de los trabajadores.

A finales de 1.898, ya estaba puesto en servicio el tramo Alicún – Moreda, una vez terminada en ese mismo año la construcción del puente El Hacho y de la estación Guadahortuna-Alamedilla. El abastecimiento de agua de la estación se hacia de un pozo existente en el cauce del río Guadhortuna, mediante una pequeña instalación de bombeo, accionada mediante vapor.

lunes, 24 de septiembre de 2007

martes, 18 de septiembre de 2007

jueves, 13 de septiembre de 2007

Puente del Hacho una de las 7 maravillas de Granada

Puente de ferrocarril del Hacho en la estación de Alamedilla-Guadahortuna (1898), como excelente ejemplo de la ingeniería de comunicaciones del siglo XIX.
Construido entre los años 1889 y 1895 según un proyecto del taller del francés Gustave Eiffel, durante muchas décadas fue el puente más largo y elevado de la red ferroviaria española, con un total de 623 metros de longitud para salvar un barranco de más de cien metros de profundidad, enlazando la salida del túnel que sirve de límite a la provincia de Jaén con la estación de apeo que comparten Alamedilla y Guadahortuna. Actualmente no está en uso, ya que fue sustituido por uno más moderno en la década de 1970

http://sp.ideal.es/maravillas/granada/ficha.php?CLAVE=C26

viernes, 31 de agosto de 2007

Spot Puente del Hacho

Prueba de carga sobre pilotes. Puente hacho : línea de Linares a Almería

Fuente: Revist de Obras Públicas

Prueba de carga sobre pilotes. Puente hacho : línea de Linares a Almería
Alguacil Pérez, Rafael
Fuente: 1972, 119, tomo I (3092): 917-922
Toponimos: Andalucía;España
Resumen en español
Las pruebas de carga sobre pilotes suponen generalmente una gran dificultad para el ingeniero no especializado en las mismas, debido principalmente a la poca bibliografía existente sobre tema tan específico y a que dichos libros lo tratan de una manera excesivamente general. En la construcción del nuevo puente Hacho, en a línea de Linares a Almería, la cimentación proyectada sobre pilotes presentó serias dificultades técnicas, cuya causa primera fue la diversidad de terrenos en que debía asentarse, por lo que se decidió efectuar una prueba de carga sobre los pilotes, base de dicha cimentación. Las diversas incidencias en la realización de esta prueba son recogidas por el presente trabajo, cuyo estudio se divide en dos etapas claramente diferenciadas, que sirven de base para ir analizando cada una de ellas y las partes en que se subdividen, a fin de señalar el camino seguido hasta llegar al conocimiento del comportamiento real del tándem, pilote-terreno, cuyo conocimiento, expresado en unos resultados finales, dio motivo a la variación del pilotaje de cimentación proyectado.
Palabras clave:
puentes;cimentación sobre pilotes;construcción
Identificadores: Puente Hacho

Plataforma Puente del Hacho

(granadaenlared.com) 30/12/2004


Granada - La Plataforma 'Puente del Hacho' pide que el viaducto sea declarado Bien de Interés Cultural
ALAMEDILLA (GRANADA), 30 (EUROPA PRESS)
La Plataforma 'Puente del Hacho' constituida el pasado mes de junio por particulares, instituciones y asociaciones culturales, ha pedido que el viaducto, el de mayor longitud de España, sea declarado Bien de Interés Cultural para garantizar su protección y conservación.
En declaraciones a Europa Press el portavoz del colectivo, José Villanueva, mostró su satisfacción por el anunció ayer del Ministerio de Cultura de acometer la rehabilitación del Puente del Hacho, construido junto a la estación de tren abandonada de Alamedilla, cerca de Guadahortuna, aunque consideró "insuficiente" esta medida, que a su juicio, debería completarse con la declaración del monumento como BIC.

El puente, que se puso en funcionamiento el 2 de febrero de 1879 por un discípulo del arquitecto francés Alexandre Eiffel, se encuentra actualmente abandonado sin que los vehículos puedan transitar por él. Villanueva recordó el "avanzado estado de deterioro" que sufre la estructura del puente, que con 624 metros de longitud es el más largo del país.
Según el portavoz de la Plataforma, el óxido está dañando los doblones de las vigas, lo que hizo que recientemente se cerrara su paso al público. El viaducto, de 50 metros de altura, se encuentra a la salida de la estación de ferrocarril Almedilla- Guadahortuna, en la carretera dirección Linares-Baeza.

En la Plataforma 'Puente del Hacho' están integrados los Ayuntamientos de Alamedilla y Guadahortuna, la Fundación Alfonso Corral, el Grupo de Investigación de Patrimonio Histórico de la Universidad de Granada, varias asociaciones culturales de los pueblos colindantes, grupos de empresarios y numerosos particulares que abogan por la rehabilitación, conservación y puesta en valor del viaducto a fin de que sirva como motor de desarrollo turístico y económico de la zona.

El Ministerio de Cultura anunció ayer su rehabilitación, sin especificar plazos e inversión, como respuesta a la cuestión parlamentaria planteada por el disputado socialista Francisco Garrido, al considerar la importancia histórica de este bien del Patrimonio Histórico Español.

INVENTARIO DE POBLADOS
El Ejecutivo recordó que está realizando, junto a la Fundación Ferrocarriles Españoles de Renfe, un inventario de Poblados Ferroviarios de España, en el que tiene un lugar preferente el Puente del Hacho, así como la puesta en marcha un Plan Nacional de Arqueología Industrial.
El colectivo granadino ya ha mantenido varios contactos con la Fundación y con el Instituto de Patrimonio Nacional en Madrid para diseñar un plan de trabajo tendente rehabilitar y poner en valor el puente. El diputado Pedro Vaquero (IU) ya llevó esta propuesta al Parlamento andaluz el pasado verano, aunque hasta el momento la Administración no se había pronunciado al respecto.

jueves, 30 de agosto de 2007

Puente del Hacho

Fuente: Turismo de Granada.
Puente del Hacho, corazón de hierro
Gonzalo Cappa

Entre Alamedilla y Guadahortuna se levanta el Puente del Hacho, inaugurado el 22 de marzo de 1898. Los autores del proyecto fueron dos discípulos directos del arquitecto francés Gustave Eiffel. En 1979 se vendió la estructura del puente a un chatarrero de Madrid por un millón y medio de pesetas. La movilización popular de toda la comarca consiguió impedir el derribo del Puente del Hacho.

El primo pobre de la Torre Eiffel vive entre Guadahortuna y Alamedilla. Sin boato y casi en el olvido, el Puente del Hacho pervive como vestigio de cuando los trenes vertebraron el país a finales del siglo XIX, igual -salvando las distancias- que en las películas del Oeste con el omnipresente ferrocarril pero sin indios sioux y 'séptimos de caballería' de por medio.


Igual que en los western, el puente de Alamedilla también tuvo alojada dinamita en sus cimientos, aunque la historia tuvo tintes más hispanos. En 1979 se vendió la estructura a un chatarrero de Madrid por un millón y medio de pesetas. La movilización del pueblo hizo 'dinamitar' el proyecto de RENFE de demoler el puente, una labor que, de no mediar una rápida intervención, la harán el "óxido y la corrosión", según explica José Villanueva, portavoz de la Plataforma Puente del Hacho.

Para Villanueva, lo más importante es que "el puente se habilite como monumento para que se conserve". De hecho, "hace diez años, con una mano de pintura, hubiera bastado para conservarlo, porque ahora está lleno de óxido y están saltando los remaches", explica Villanueva.

El puente fue inaugurado el 22 de marzo de 1898, año en el que el Maine se hundía en Cuba y en el que las fotografías del puente recién inaugurado tenían el mismo color que el hierro del que estaba realizado. Los ingenieros y artífices del proyecto fueron dos alumnos de la escuela de Eiffel, los franceses Duval y Boutillea.

Una de las curiosidades del puente del Hacho es que, pese a ser es "el viaducto metálico más largo de España" -con 625 metros de largo y 50 metros de altura- no tiene ningún tornillo en la estructura. Tampoco lo tiene el nuevo puente que se levanta justo al lado -es de hormigón armado- que 'jubiló' al Puente del Hacho en 1970. Sin embargo, los habitantes de la zona han vuelto sus miras a la vieja estructura de los alumnos de Eiffel.

La comarca en la que se enclava Alamedilla pasa por ser, según Villanueva, "una zona abandonada y con una de las tasas de paro más altas de la provincia". Por esta razón, el puente se ha convertido para los vecinos en símbolo de la situación de los pueblos de la zona. "El puente puede ser un motor de desarrollo para la comarca", dice Villanueva. "Uno de los objetivos de la Plataforma Puente del Hacho es crear un museo del ferrocarril aprovechando las estructuras que ya existen".

Con los trenes decimonónicos 'vomitando humo' en la imaginación, se puede caminar hasta Alamedilla -a unos cinco kilómetros del puente- para visitar la iglesia mozárabe del siglo XVII. Si se elige un domingo para realizar la excursión y se llega a mediodía a la iglesia, se podrá ver a la mayoría de los habitantes del pueblo sin necesidad de que se celebre un bautizo o una boda, ya que "la costumbre de acudir a misa los domingos permanece aún muy arraigada entre los habitantes de Alamedilla". Otra triste costumbre arraigó en España durante la Guerra Civil: la de quemar las imágenes de los santos de las iglesias. Por esta razón, la casi totalidad de las imágenes del templo de Alamedilla son reproducciones en escayola de las originales. Con todo, la iglesia se está restaurando en la actualidad y, quien se acerque, verá la cúpula -de hierro, como el puente- a ras de suelo.

En los alrededores del pueblo, en dirección al túnel del Puente del Hacho, se llega al molino de Gante. Allí, la sequedad del paisaje que hasta ese momento ha acompañado al caminante se torna en un verde exuberante sólo interrumpido por el blanco de un molino, que se levanta intemporal junto a una cascada de agua que canta su monótona y rítmica canción durante todo el año.

Ya descansado, se puede retomar la jornada de nuevo sin más sombra que la de la gorra que el caminante prevenido haya tenido a bien llevar consigo. El destino: El Peñón de la Solana, una fortaleza natural que, según Villanueva, fue utilizada por los árabes para otear el horizonte y prevenir posibles razzias cristianas en la comarca.

Para llegar allí hay que recorrer unos 4 kilómetros por un sendero al que se asoman de nuevo los vestigios de un pasado no tan lejano. Son cortijos casi abandonados, en los que aún se guardan algunos animales y aperos de labranza. Este camino bordea la cuenca del río Guadahortuna, casi 'anémico' en verano pero que a partir de otoño aumenta considerablemente su caudal. Por allí suelen deambular los patos y alguna que otra tortuga taciturna que circula con parsimonia ante el caminante. Desde la lejanía, tres montículos recrean las torres de la fortaleza natural desde la que se puede contemplar la práctica totalidad de los pueblos de la comarca: Alicún de Ortega, Villanueva de las Torres o Alamedilla. Este trayecto puede ser realizado por los excursionistas sobre una bicicleta de montaña. De hecho, existe una publicación de Miguel Ángel Algarra que se llama Alamedilla en bicicleta de montaña para los excursionistas a los que estos cuatro kilómetros apenas le hayan servido para calentar las piernas.

CONSORCIO DE LOS MONTES ORIENTALES
La unión hace el desarrollo
El Consorcio para el Desarrollo de los Montes Orientales es una entidad pública surgida el 8 de marzo de 1995 de la unión entre la Diputación Provincial de Granada y 16 municipios de la comarca granadina de los Montes Orientales y dos entidades locales autónomas: Alamedilla, Alicún de Ortega, Benalúa de las Villas, Campotéjar, Dehesas de Guadix, Deifontes, Gobernador, Guadahortuna, Iznalloz, Moclín, Montejícar, Montillana, Pedro Martínez, Píñar, Torre Cardela, Villanueva de las Torres, Dehesas Viejas y Domingo Pérez. Entre otros objetivos, el Consorcio pretende la promoción, refuerzo y participación en todas aquellas actividades que contribuyan al desenvolvimiento del entorno socioeconómico de los municipios, potenciando iniciativas generadoras de riqueza y empleo y la mejora de la calidad de vida de los habitantes.

ALAMEDILLA
Un puente a la Prehistoria
"Por encontrarse este municipio en el centro de la cuenca del río Guadahortuna, debieron existir tribus prehistóricas (paleolíticas y neolíticas), pues se sabe del encuentro casual de algún 'hacha de piedra' en el Cortijo del Hacho y de una necrópolis", cuentan desde el Consorcio Montes Orientales. Por ser un lugar aislado, apartado de las grandes vías de comunicación de la provincia, "probablemente fue poco poblada por los iberos". Con los romanos pertenecía a la región bastetana. De la época visigoda, sin confirmación documentada, "se han hallado restos arqueológicos en el cortijo del Hacho, que podrían pertenecer a una ermita de los siglos V al VIII", explican desde el Consorcio. En la época musulmana, los asentamientos árabes son muy numerosos, sobre todo en lugares próximos al río. En el mismo núcleo urbano de Alamedilla existía un cementerio que hoy coincide con la iglesia. En diciembre de 1489 la zona de Alamedilla es reconquistada por tropas cristianas al mando del duque de Gor. La evolución de las distintas cortijadas citadas en los siglos anteriores hace que en el XIX Alamedilla acabe convirtiéndose en municipio. A finales de este siglo Alamedilla se beneficia de un acontecimiento de gran importancia: la construcción de la línea de ferrocarril que una Moreda con Linares-Baeza.

jueves, 28 de junio de 2007

El Ferrocarril Digital


EL PUENTE DEL HACHO
Pepe Villanueva
Plataforma de defensa del Puente Hacho
Líneas de investigación
Construcción del viaducto del Hacho. Revista de
Obras Públicas.
Vista general de los dos viaductos del Hacho.
Foto del autor
El Ferrocarrl Digital, número 4, 2006 El Ferrocarrl Digital, número 4, 2006 14 14







1. Antecedentes
A comienzos de la segunda mitad del siglo XIX la ciudad de Almería se plantea establecer una conexión ferroviaria entre su puerto y el centro de España para acogerse a un ritmo adecuado
de desarrollo. Pronto esta idea tuvo gran cantidad de adeptos entre los políticos e industriales de
Andalucía Oriental, sobre todo desde Almería.

La línea ferroviaria hasta Linares se proyectó entre 1870 y 1875 bajo el impulso de la Diputación Provincial de Almería. Sin embargo, diferentes circunstancias entre las que se encontraban su elevado coste, la falta de inversores interesados y una cierta apatía institucional, demoraron su realización hasta la década final del siglo XIX. Fue entonces, cuando el grupo capitalista francés Credit Mobilier liderado por el industrial catalán Ivo Bosch, se interesó por el proyecto desde otra perspectiva de negocio distinta de la idea original.

El cambio en el interés de los inversores venía motivado por la coyuntura aparecida en los mercados internacionales del hierro, que demandaban grandes cantidades de este mineral bajo en fósforo, necesario para las siderurgias británicas, el cual se encontraba en abundancia en las sierras del sureste español. De este modo, el fracasado intento de llevar el ferrocarril hasta la ciudad de Almería en la década de 1870 fue posible dos decenios después por el surgimiento de una actividad económica basada en la minería del hierro, lo que auguraba en ese momento suculentos beneficios a sus explotadores y que requería una intensa actividad en el transporte.





















2. Historia del puente
Para afrontar este proyecto, en 1889 se crea la Compañía de Los Caminos de Hierro del Sur de España, encargando las obras a la empresa francesa Fives Lille y modificando el trazado inicial, proyectado por Úbeda y Baza. En definitiva, esta fue la empresa que construyó el Puente del Hacho, cerca del límite con la provincia de Jaén, en el término municipal de Guadahortuna (Granada) y justo en el límite con el término de Alamedilla, a la salida de la estación denominada Alamedilla- Guadahortuna.


El proyecto del mencionado puente fue encargado al estudio de Gustav Eiffel, y fueron sus alumnos y colaboradores Duval y Butilia quienes, bajo la dirección y supervisión de Eiffel, realizaron el mencionado proyecto, que a principios de la década de los 90 ya estaba disponible. De este estudio, forman parte obras civiles tan importantes como La Torre Eiffel o el Puente de San Jorge en Oporto.Los trabajos de construcción del Puente del Hacho durarían hasta finales de 1897. Fue puesto en servicio el 22 de marzo de 1898.

La escasa documentación relativa al Puente del Hacho que quedara después de la sangrante guerra civil española, está desperdigada y guardada como recuerdos en manos desconocidas, aunque la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE) está realizando una importante labor de
recuperación y catalogación documental.
El Puente del Hacho, observador mudo de la historia, ha sobrevivido durante más de un siglo, viendo pasar sobre su plataforma toda una gama de situaciones sociales y sometido a la actividad de grandes cambios políticos, pasando por dos repúblicas, otras tantas dictaduras, una guerra civil y largas épocas de dura represión social.


Todas se sirvieron del Puente de Hierro del Hacho para cruzar el valle del río Guadahortuna. Ya desde su construcción se convirtió en un claro referente de la ingeniería y de la arquitectura, al ser el puente de hierro mas largo de España. Socialmente, dio trabajo de forma directa a cientos de personas durante su construcción a lo largo de casi una década, originando un bullicioso poblado que se ubicó en los alrededores de la estación Alamedilla-Guadahortuna. Dicha población se mantuvo hasta la década de los años cincuenta, en que las condiciones de vida, endurecidas por una feroz postguerra, provocaron en Andalucía Oriental uno de los mayores éxodos de población de la historia moderna, dejando en menos de la mitad la población de la Hoya de los Montes Orientales de Granada. Para muchos de estos emigrantes, el Puente del Hacho fue el último recuerdo de su tierra. Después de cruzado el puente, el tren entra en un túnel, y a la salida de este, se entra en la provincia de Jaén. El mundo ya es otro.



El paso del tiempo y los avances tecnológicos, consiguieron que la gallarda estructura del puente se resintiera, banalizando su aportación a
los grandes proyectos del futuro. Pronto quedó sobrepasado y arrumbado en el rincón del olvido y del ostracismo, abandonado al expolio y a la acción del tiempo.
Muchos lugareños recordamos de forma grata las fiestas patronales de la estación, en el mes de mayo, y los partidos de fútbol entre los "caseteros" y los "alameilleros". En estas fechas,
pasarela interior del puente era utilizada por las parejas más atrevidas para "pelar la pava" y por los zagalones para buscar palomas…. A finales de los sesenta en el poblado de la estación, que llegó a tener más de cien personas, escuela, capilla, etc., solo quedaba el guardagujas, el cantinero y el Jefe de Estación. Antes de una década, la estación de Alamedilla-Guadahortuna quedó en total desuso, junto con el Puente de Hierro del Hacho.


RENFE decidió su venta a un chatarrero madrileño, junto con el Puente de Gobernador en la misma línea férrea. Sin embargo, la casualidad se alió con el Puente del Hacho. Aunque personajes de la cultura y otros simpatizantes del patrimonio ferroviario habían dado la voz de alarma, fue a mediados de Noviembre de 1978, cuando un trabajador de la compañía eléctrica que realizaba trabajos cotidianos dio la alarma definitiva. En Gobernador, coincidió en el bar del pueblo con un grupo de trabajadores forasteros que habían ido a derribar y trocear el Puente de Gobernador para llevárselo. A lo largo de la comida se comentó que el siguiente puente sería el Puente del Hacho. Al final de la jornada, a su vuelta a Alamedilla, el trabajador de la compañía eléctrica, compartió con sus convecinos la noticia, y no siendo esta del agrado popular decidieron informar a las autoridades de Granada y dejar patente su protesta, cuestión que el Sr. Alcalde, D. Abelardo Corral llevó a cabo con sobrada diligencia. Puesto al habla el Sr. Gobernador de Granada, D. José María Fernández Fernández con el Sr. D. Vicente González Barberán, Delegado
Provincial de Patrimonio Artístico y Monumental, concluyeron en incoar expediente para su declaración como Monumento Histórico Artístico, estableciendo una forma legal que paralizara la destrucción del puente. La Guardia Civil, mandada inmediatamente por el Sr. Gobernador, desmontó las cargas de dinamita, ya instaladas en la base de los pilares.

Con el paso de las competencias a las autonomías, fue necesario incoar un nuevo expediente, en este caso para declararlo Bien de Interés Cultural (BIC), sin embargo, el desconocimiento y el desinterés de los Ayuntamientos de Alamedilla y Guadahortuna, unido a la falta de interés político y a la desidia de otras instituciones, nos ha llevado a la actualidad sin haber logrado ninguna decisión al respecto. En junio de 2004, se creó una plataforma formada por los ayuntamientos afectados y varias entidades culturales, además de una fundación y otras personas con la finalidad de recuperar el puente y darle un uso. Actualmente, la Junta de Andalucía ha terminado los trabajos de diagnosis y ha solicitado a RENFE la desafección de dicho
puente, previo a su declaración como BIC.

Plano de alzado y detalles del Puente Hacho. Fondo ASAFAL




3. Datos técnicos del puente


Es una estructura metálica de 624,6 metros de longitud y una altura de 49,85 metros en su parte más alta, realizada exclusivamente con perfiles estructurales del tipo ángulo, pletina y "U",
cosidos con roblones. La mencionada estructura está formada por tres vigas diferenciadas apoyadas sobre once pilastras. Una viga central de 486 m de longitud, con 8 vanos de 60,75 m cada uno, que descansa, excepto en sus extremos, sobre 7 pilas metálicas con basamento de fábrica. Las otras dos vigas son dos pequeños viaductos de acceso, el del lado Linares con 102 m, formado por tres vanos de 34 m cada uno y el del lado Almería con un solo vano de 34 m. Ambos descansan sobre pilas de fábrica, de las cuales las internas hacen de estribo común con la viga central. En los extremos del puente, los viaductos de acceso descansan sobre sendos estribos macizos de fábrica.
La estructura de las vigas se ha realizado utilizando paralelepípedos con doble arriostramiento en cada una de sus seis caras. Las pilas metálicas, construidas de hierro, son del tipo clásico, con charnela de giro sobre el eje de apoyo y grapas en el macizo de fábrica, que sirven de base a la parte metálica de la pila.
En la ilustración superior, se observa claramente la sección transversal de cada una de las vigas y la diferenciación entre ellas, con apoyos independientes sobre rodillos. El engrapado de las pilas en el basamento de fábrica se obtiene por medio de un sólido tirante, situado en el eje del montante y unido a este en la parte superior que cruza la fábrica en una especie de vaina de hierro fundido, que viene a unirse, por medio de un fuerte patín de acero con tuerca, a una doble viga de hierro en I, que recibe también los hierros en I transversales, coronados estos mismos con placas de acero fundido.
El basamento, construido para resistir esfuerzos verticales u horizontales, está constituido por un macizo de fábrica de mampostería, con paramentos de sillarejos en hiladas concertadas, unidas con mortero de Cal de Teil, que forma un verdadero monolito, con casi uniformidad de resistencia. Su peso, de 246 Tm, genera un coeficiente de seguridad de 2'15, más que suficiente para asegurar la estabilidad de la pila.
El terreno del valle que cruza el puente, está formado por una capa de gran espesor de tierra arcillosa de varios colores y de distintas resistencias, cuyo origen son los aluviones más o menos antiguos procedentes de las laderas vecinas y arrastrados por las aguas del río Guadahortuna, además de la capa vegetal. Por su naturaleza, este suelo no permite que la presión unitaria en la base de la cimentación sea superior a 2 o 3 Kg cm2, por lo que fue necesario reducir en lo posible el peso de la pila en la base de la fundación y por ello, emplear pilas metálicas para el viaducto principal, mientras que para los viaductos de acceso, se proyectaron pilas de fábrica, dado que colocadas en las laderas, encuentran una fundación más sólida.
Durante la excavación para los cimientos de las pilas centrales del puente, hubo que extraer gran cantidad de agua que se filtraba de forma continua, por lo que en la cimentación se empleó Cemento Portland, en la proporción de 300 Kg de cemento por metro cúbico de arena. En el resto de la pila se utilizó cal de Teil en la misma proporción.
A treinta metros de la segunda pila metálica, pasa el Barranco de Puertas que en sus arrastres y aluviones podía perjudicar al puente. Aunque esta posibilidad era remota, para evitarla se desvió el cauce del barranco y se construyó un muro de revestimiento con una altura de 5 m, cuyo espesor en la base es de 2'5 m, y de 1 m en la corona. De igual forma se protegieron las fundaciones de los pilares situados en el cauce del río Guadahortuna, revistiendo el fondo y los márgenes del río, después de haberlo regularizado, con una fabrica de mampostería u hormigón hidráulico a lo largo de 115 metros.
La construcción de este viaducto se presupuestó en 1.337.156,86 pesetas. Y con su terminación a final de año, se pusieron en servicio 20 nuevos kilómetros de línea férrea, desde la estación de
Alamedilla-Guadahortuna. Al objeto de visitar fácilmente y sin el menor peligro todas las partes metálicas de la obra, y practicar cuando sea necesario la reparación del roblonado, se colocó una pasarela en la base de los tramos del viaducto principal y en la parte central del mismo, que permite recorrerlo en toda su longitud.
De la mencionada pasarela puede subirse al nivel del carril, a través de una escala metálica colocada en cada extremo de la misma y puede accederse a cada una de las pilas metálica, mediante una escala de hierro que permite la bajada hasta los basamentos de fábrica.


4. Estado actual y conclusiones
Su estado actual es de avanzado deterioro, debido al desuso y al paso del tiempo. Aunque la estructura del puente se mantiene en buena forma, la acción del óxido y de personas con poca conciencia del patrimonio que el puente supone, están llevando a cabo una agresión constante y progresiva que, si bien actualmente está relativamente limitada a los accesorios, no tardará en
afectar a elementos principales.
El Puente del Hacho, el viaducto de hierro mas largo de España, es una obra emblemática de la época y una joya del patrimonio industrial del siglo XIX. Actualmente abandonado, su recuperación y mantenimiento debe de ser una meta para las conciencias patrimoniales de todos los ámbitos.
A fin de rentabilizar los costes de estas operaciones, la Plataforma Puente del Hacho pretende que se le declare monumento BIC y realizar la recuperación del mismo mediante la creación de
una escuela de trabajos en altura. Para perpetuar el mantenimiento es necesario buscarle una utilización adecuada, para lo cual debe modificarse su uso derivándolo hacia una instalación de ocio.
De cualquier forma, si no somos capaces de detener el actual proceso de deterioro, en unos pocos años nos veremos obligados a derruirlo, dado el peligro que puede suponer la caída de elementos o la perdida de resistencia de alguna de las vigas principales, así como la imposibilidad definitiva de recuperación. Habremos conseguido con nuestra dejadez lo que la ignorancia de otros hombres no fue capaz de lograr en su momento.
Procedencia de los datos Parte de los datos expuestos proceden de mis recuerdos de niño o de conversaciones mantenidas con lugareños de avanzada edad. También se han consultado las siguientes referencias:

Revista de Obras Públicas, septiembre de 1897; Diario Patria,
21 de enero y 21 de febrero de 1979; Diario Ideal,
30 de agosto de 1989 y “La línea de ferrocarril
Linares-Almería y sus hitos patrimoniales en la
arquitectura en ingeniería civiles del siglo XIX” de
Rafael Casuso Quesada.

Fotos del autor.
El Ferrocarril Digital, número 4, 2006 El Ferrocarrl Digital, número 4, 2006 18 18