jueves, 20 de junio de 2013

Salimos en el PAIS, Mecanos del desierto Eiffel, Sergio Leone y los hombres de Los Millares acompañan un insólito viaje por la línea férrea Linares-Almería

Son los mayores puentes de hierro de España, los que jalonan la línea férrea Linares-Almería, construida a finales del siglo XIX por la compañía francesa Fives-Lille. Pero apenas nadie los conoce, porque el tren pasa como un rayo por ellos. Visitarlos en coche es uno de los más solitarios y originales viajes que por Andalucía hacerse pueden.

01 Hacho

El dinosaurio de hierro

En el norte de Granada, entre Guadahortuna y Alamedilla, se conserva de milagro este coloso de 624 metros de largo por 50 de alto. Estaba ya con las cargas de dinamita instaladas en la base de los pilares cuando las protestas de los vecinos consiguieron que se incoara un expediente para declararlo monumento histórico artístico. La forma en que llegó el explosivo plan a oídos de los lugareños (en un bar, trabando casual conversación con los dinamiteros) y la intervención in extremis de la guardia civil dieron al episodio un tinte berlanguiano, genuinamente español.Hoy ya estamos acostumbrados a que los cacos vendan al peso las obras de Henry Moore o de Chillida, pero en 1978 Renfe fue muy vanguardista al darle a un chatarrero, por un millón y medio de pesetas, el puente metálico más largo de España, el del Hacho, diseñado en 1897 por el gabinete de ingenieros de Gustave Eiffel.
Una década antes, el puente había sido relevado de sus funciones por otro más resistente de hormigón, que se construyó tan pegado a él que, de lejos, se dirían uno solo. Lo de hacerlo de hierro, además de que estaba de moda, fue por aligerar peso, imprescindible dada la naturaleza arcillosa del terreno.
El mejor momento para visitarlo es por la tarde, cuando el sol ya bajo hiere hasta casi hacer sangrar sus perfiles herrumbrosos cosidos con roblones. Por encima del puente da un poco de canguis pasar, porque se clarea el vacío a través de los hierros, pero por debajo es un grato paseo que ofrece las mejores perspectivas, con los caminantes haciéndose diminutos entre las patas de este dinosaurio de la era industrial.

02 Anchurón

La India andaluza
Cerca de Guadix, por la carreterilla que va de Fonelas a Belerda, se descubre el majestuoso puente del Anchurón, que es de la misma quinta que el del Hacho, pero de tipo mixto; es decir, que su plataforma metálica reposa sobre pilares de sillería. Su gallarda estampa, salvando el barranco colorado del río Anchurón en un vuelo rectilíneo de 314 metros de recorrido y 58 de altura, no pasó inadvertida a los productores de La India en llamas (1959), película protagonizada por Lauren Bacall.

03 Charches

Un Oeste no tan lejano
La estrella cinematográfica de esta línea férrea es la estación abandonada que hay camino de Charches (salida 312 de la autovía A-92, Granada-Almería). Todas las escenas ferroviarias de los westernsde Sergio Leone, que no son pocas, se rodaron en este apeadero fantasmal o en sus vecindades. Las montañas que aparecen al fondo de todas ellas, tras la llanura polvorienta, son las de Sierra Nevada y lasierra de Baza. Algunos de los decorados, los que se construyeron con ladrillos, siguen en pie y con los rótulos que les pintaron encima hace casi medio siglo (Phoenix, Dr. Merchant dentist... ), ofreciendo cobijo a las ovejas de una granja. Es un lugar asaz evocador, pero lo han dejado perderse. Como decía el Bueno (Clint Eastwood): "Nunca he visto morir tan estúpidamente".

04 Santa Fe de Mondújar

Un mirador, dos puentes
Los que sí que valoran su patrimonio ferroviario son los vecinos de Santa Fe de Mondújar (salida 382 de la A-92), que hasta han construido un mirador para mejor con-templar el puente de 393 metros que salva la rambla del Andarax. O los puentes, porque son dos: el viejo, de tipo mixto, que ahora sirve de carretera de acceso a este boni-to pueblo blanco, y el nuevo, de hormigón, por el que pasan zumbando los talgos.

05 Huéchar

El hallazgo de Los Millares
Aguas abajo de Santa Fe, en las ásperas faldas de la sierra de Gádor, se esconde el puente de Huéchar -mixto, de 165 metros-, el único de la línea que no se ha renovado, ni para bien ni para mal, en más de cien años. Salió bueno y, además, por el mismo precio, los obreros descubrieron accidentalmente, al cavar en la ladera, el yacimiento deLos Millares, el más importante de la Edad del Cobre. El mejor lugar para observar el puente es el propio yacimiento, junto a la carretera AL-3411, a medio camino entre Santa Fe y Gádor (677 903 404; de martes a domingo, 10.00-14.00).

06 El Cable Inglés

En el embarcadero
Nuestro viaje concluye en la playa de las Almadrabillas, en la capital almeriense, donde hasta 1971 se estuvo embarcando el hierro que era transportado a través de esta línea férrea desde las minas de Alquife, cerca de Guadix. El Cable Inglés, como se conoce el embarcadero construido aquí por la sociedad británica The Alquife Mines and Railway Company Limited entre 1902 y 1904, es una obra maestra de la arquitectura del hierro: una obra potente (la estructura metálica que se adentra en las aguas mide 17 metros de alto por más de cien de largo) y emblemática, que los almerienses miran con el mismo amor que los bilbaínos el Puente Colgante. No hace falta ser un forofo de la arqueología industrial para quedarse boquiabierto contemplando este monstruoso híbrido de ferrocarril, muelle y montaña rusa.


http://elpais.com/diario/2011/06/25/viajero/1309036091_850215.html

No hay comentarios: